martes, junio 13, 2006

Cuentos para Benjamin "El Marcianito Klotz" PARTE II - CAP I

II PARTE:

I LOS TRES MOMENTOS:

Era exactamente aquel día en que la Luna se interpondría entre el Sol y Nova, tres elementos que se enlazaban produciendo en Nova el Eclipse del período. Sabía también Klotz que tres eran los elementos que debían conjugarse aquel día para llevar acabo su misión:
- El día que Zé cumplía tres años,
- la conferencia de Luva, su tío, en que exponía a la comunidad del College los fundamentos de la química orgánica y
- el inicio de la Conferencia anual en Nova.

10 AM

Peñaflor:
- ¿Arreglaste los globos Lore? Pregunta Cris a su hermana, tía de Zé
- Sí solamente me falta llenar la piñata, oye a propósito, ¿de quien fue la idea de poner a un marciano de piñata? Pregunta Lore, mirando aquella figurita verde y panzona, llena en su interior de golosinas y pequeños juguetes que en algunas horas más harían la delicia de los invitados de Zé,
- ¿Me creerías que fue él mismo, quien la eligió entre cocodrilos, payasos y otras distintas formas?
- Pero ¿incluso la prefirió a un cocodrilo?, la extrañeza de Lore era por la fascinación que sentía Zé por este animal y del cual pedía constantemente a su abuelo que le contara cuentos relacionados una y otra vez.
- Sí, respondió Cris, y lo más curioso fue que en la tienda se aferró a él y no lo soltó por ningún momento, incluso en el auto se vino abrazado con el marcianito.

News:
En ese mismo momento en Long Islands, Luva dejaba su casa rumbo al College con todo su material expositivo, cuidando de no dejar su Pen Drive con la presentación completa, que a la sazón le había costado encontrarla el día anterior, y que sin embargo al levantarse hoy veinte minutos antes de lo presupuestado, temeroso de no encontrarlo y tener que ir a la Biblioteca del College para volver a copiarlos para su presentación. Sin embargo Oh sorpresa, estaba en el PC exactamente donde debía haber estado el día anterior y que sin embargo estaba seguro que no lo estaba… es claro, ¡cuando iba a imaginar que Klotz, en un arrebato de inseguridad había querido tener antes la versión completa de la conferencia de Luva “por si algo fallaba en el último momento”!.

También fue interesante para Klotz, poder realizar esta conmutación trans- temporánea, primeramente con un objeto para luego la realizar la definitiva con Zé, ante la cual no había lugar a retroceso ni a fallas. No en vano los 7 meses que demoraba el viaje entre Nova y Tierra en los vehículos convencionales actuales, debería ser realizada en algunos segundos, y efectivamente lo había realizado exitosamente con este adminículo.

Treinta minutos demoraba la travesía de Luva, quien se sentía extrañamente nervioso, de exponer este tema por quizá la treinta ava vez ante sus alumnos, pero algo había en el ambiente que lo hacía sentir que no sería ésta una exposición igual a las anteriores.

Nova:
ya se había congregado también el auditorio de la Gran Conferencia, los últimos en llegar habían sido el Tribunal de Supremos, quienes definirían la mejor propuesta, ante la cual volcarían todos sus esfuerzo durante el próximo período en aras de la supervivencia de Nova. El día anterior, revisando los paneles con la temática de los expositores, la de Klotz había quedado como una más entre treinta seleccionadas, “casi por el prestigio del Profesor Klautz”, le habían informado, pues en realidad, cuando todos estaban abocados más bien al “en qué parte”, de tal modo que encontrarse con un disparatado joven científico, interesado en “otra fuente”, casi les había parecido que la exposición caería dentro de las misceláneas, que nunca faltaban y que por lo disparatado del tema caerían en lo jocoso, de tal modo que la habían programado para las 16:30 horas (GMT terrestre) como la última de la jornada, pensando en que a esa altura, la depresión del Tribunal, y de todos los que seguían la Video-Senso-Conferencia sería tal, que no estaba demás terminar, al menos divertidos…


11 AM:

Peñaflor:
Mientras su abuelo cortaba el pasto, hermoseaba el jardín, regaba, no descuidando detalles para que el cumpleaños de Zé fuera hermoso, éste se dedicaba a ordenar su mochila y dirigiéndose a Cris le dice.
- Mamá, ¡quiero mi mochila!
- Pero ¿para qué Zé? si hoy no asistirás al colegio, acuérdate que es el día de tu cumpleaños y vendrán tus amiguitos…
- Ah sí , responde Zé, sin embargo insiste,
- Pero quiero estar con mi mochila, échame mis cosas, y con uno de sus berrinches obliga a Cris a poner su pijamas, escobilla de dientes repuesto de ropas, en fin, no queda tranquilo hasta que todo está en orden en ella.
- ¿Estás planeando un viaje bebé? Le pregunta irónicamente Cris esperando recibir otro berrinche por respuesta, pero contrariamente Zé la mira , se abraza a su cuello y le murmura:
- Sí mamá pero pequeñito…, y la besa cariñosamente. Cris no sale de su asombro y piensa: qué extraño comportamiento, pero bueno…, lo amo.

News:
Luva instala ya su conferencia en el disco duro del PC del Collage y se apresta a probar la video. Mira en ese instante hacia su expectante audiencia, fijando la vista en un extremo del salón donde le parece ver nuevamente a aquel Guardia que en ocasión anterior había hecho interesantes preguntas, pero al mismo tiempo percibe que éste trata de esquivar su atención, poniéndose sus lentes de sol y mirando su reloj. Piensa Luva. Me daré un tiempo luego de la Conferencia para conversar con él.

- Estimados amigos, se escucha por los altoparlantes, les rogamos tomar asiento para dar inicio a la Conferencia, pero en ese preciso instante, pese a haber hecho varias pruebas previas de sonido, se intercala un zumbido de altísima frecuencia, apenas perceptible por todos pero que curiosamente hace saltar de su acomodación a aquel Guardia que había concitado la atención de Luva, al cual mira nuevamente y le parece notarlo demasiado intranquilo como para dejar pasar por alto sus movimientos, “casi como convulsivos” diría posteriormente Luva.

Nova:
Klotz estaba muy contrariado por el orden en el cual le correspondería su Senso, pues pese a toda su tecnología y sincronización, su idea, y aquí era donde resaltaba su ego, era que, fuera Luva, y en tiempo real, quien diera la clave de su proyecto y de conservarse el timing fijado por los Supremos, si su intervención fuera la última del día, no lograría conseguir este objetivo. Pensó en consecuencia las únicas dos opciones: o retraso a Luva o adelanto mi Senso. Rápidamente decidió la primera opción y se retiró a su galpón para realizar los arreglos correspondientes. La emisión de ondas Rad de altísima frecuencia, capaz de conseguir un agudo zumbido perceptible por los terráqueos, era capaz de desencadenar un síndrome convulsivo, prácticamente una crisis epiléptica en un Novano, y sin pensarlo dos veces generó las suficientes Rad como para desencadenar su efecto en el Guardia, que asistía a la conferencia de Luva y que le permitiría distraer la atención de la Conferencia, postergándola para algunas horas después, que tendrían necesariamente que coincidir con su hora y además con la hora de Zé, el momento de cantar su “cumpleños feliz”

15:30

Peñaflor:
-¡ Talán Talán!.. era la campana de la puerta de casa de Zé, a quien se le iluminan sus hojitos y grita a Cris:
- ¡mamá parece que están llegando mis amigos!
- Sí , vamos a abrir
¡ Hola tía!, saluda Cris a la abuela Pilar de David, amiguito de Zé.
- hola, luego viene la mamá de David así que yo me quedo un ratito para que no llore. Baste decir que aparece Lorca y David irrumpe en llanto. Era cosa de verlo y ponerse a llorar. Claro que es conveniente aclarar que Lorca , siendo médico pediatra, ocasionalmente examinaba a David y esa era la causa del drama.
- Ya tía, como a las 16:30 cantaremos el cumpleaños feliz, para que venga a comer tortita, la hizo Lore.
Pero bien, poco a poco van llegando los invitados y la tarde va trascurriendo tranquilamente

News:
- Bueno, bueno exclama Luva, habiendo subsanado ya en el servicio de Urgencia de la Escuela de Medicina adyacente al Collage la crisis del Guardia, que extrañamente no portaba identificación y lo que más llamó la atención a Luva, cuando lo acompañó al Servicio de Urgencia, fue el hecho que al recuperar la conciencia, hablara algunas frases algo inconexas, pero que de repente le pareció escuchar el nombre de Zé, el pueblo Peñaflor, pero pensó que sólo había sido una disgregación suya, ya que frecuentemente pensaba en su sobrino-nieto que tanta gracia le había causado cuando lo visitó por primera vez.

Nova:
En la medida que se acercaba la hora Klotz aumentaba ya no en forma automática su actividad por su sistema de retroalimentación, sino que ahora fue necesario hacerlo manualmente, para que lo asociemos a algo, no estaba haciendo otra cosa que aumentar su flujo de sustancias adrenérgicas, propias del stress, a sabiendas que se tendría que empeñar al 100 por cien para que el resultado fuera exitoso. Klauz, en un extremo del laboratorio pensaba que nunca en condiciones anteriores, había visto tan frenético a Klotz, y al mirar su Central de Control, donde estaba su Celda Energética, percibiendo la intensidad de carga de ese momento, y cotejando los sensores,los cuales indicaban un aumento persistente, minuto a minuto, estuvo a punto de avisar al control General de Celdas Energéticas, que era el lugar donde se llevaba las estadísticas, se hacían las correcciones y se asignaba una intensidad de carga determinada , de acuerdo al uso por el científico ( y a todos los novanos) en períodos previos. Sin embargo se contuvo, y exclamó para sí:

- Se las trae Klotz, habló en voz baja Klauz, prometiéndose venir en una media hora a monitorear el sistema, pues no deseaba que en algún momento se produjera una sobrecarga del sistema de Klotz con resultados inesperados. Recordaba ahora, que en aquella noche, que al mismo tiempo había viajado a Tierra, develado los secretos de la relatividad, había tenido un aviso de actividad cercana a la sobrecarga de Klotz y se había preocupado del tema. Es realmente de excepción Klotz continuaba pensando. De los 50 aproximadamente jóvenes científicos anteriores a Klotz, que le había tocado guiar, nunca había constatado ni siquiera un sobre 50 por cien de actividad como para preocuparse. Realmente Klotz dará que hablar, continuó cavilando.

Por su parte el joven, que ya se había puesto su estrafalaria ropa de “rapero”, iba de un extremo a otro del laboratorio, tomando nota de las estadísticas, viendo los monitores de tiempo real, para decidir definitivamente que estaban a 30 minutos del evento… Valga decir que una de las variables que nunca había podido controlar Klotz, era aquella del tiempo real de los terrestres. Para él era muy fácil, ¡las 15:45 son las 15:45!, pero le parecía horroroso que para las personas de Tierra, un mas - menos de 15 minutos era la nada misma, ni siquiera se excusaban entre ellos cuando faltan a la puntualidad, y era algo que descomponía a sus circuitos cuando constataba, una y otra vez esta falta de acuciosidad en esta medida tan importante para él, cual era el tiempo-real

16:00

Peñaflor:
-¿ Ya estoy listo Lorquita, mírame con mi traje nuevo! , le brillaban sus ojitos de felicidad a Zé, pensaba Lorca al mirarlo.
- Oye pero ¿qué hace esa mochilita en tu espalda? Preguntó Lorca
- ¡ Ah sí!, es para el viaje…
- ¡Pero ¿ qué viaje? le pregunta Lorca, acuérdate que el cumpleaños será aquí en nuestra casa!
- ¡ Ah sí pero yo tengo mis juguetes, mi chupete y mi mamadera y mi ropa!
- ¡ Sácate eso de tu espalda para que puedas correr con tus amigos!
- Si igual puedo , ¡ mira! , y en un despliegue de habilidad y rapidez, parte hacia el sector de la piscina.
- Ah bien, le responde Lorca, entonces igual úsala.

Y cada uno de los invitados le preguntaba lo mismo y recibía la misma respuesta, hasta que al final, la mochila terminó por pasar por desapercibida.
- Y también llevo mi cohete que me regalaste, para volver , dirigiéndose a Lorca, quien no dejó de sorprenderse por la aseveración de Zé y pensó… de tanto contarle cuentos a Zé, ya él se imagina aventuras y todas esas cosas.

Entretanto Cris tenía todos los preparativos listos, pero se dio un momento para preguntarle a su padre Lorca:

- Oye papy, ¿ cuando era mi cumpleaños yo también me “rayaba” tanto?
- ¿Porqué? Le pregunta Lorca
- Es que el Zé transmitió toda la noche y parte del día que él se iba lejos a su cumpleaños, y que los marcianos lo habían invitado y todas esas cosas..
- ¿sabes? que yo creo que lo impresionó mucho el cuento que le contaste anoche, mejor sigue con los cuentos de cocodrilos y animales solamente.
- Mejor será , le respondió Lorca…

News:
Ya iniciada la charla de Luva, se había dirigido a todos los apoderados invitados, les había realizado una introducción de los objetivos de su charla, cual era el de interiorizarlos del contenido de su ramo Química Orgánica, Bioquímica, sus proyecciones , etc, a fin de que quienes lo desearan tomaran el ramo en forma electiva en las tardes y así seguir mejor a sus hijos. Todo aquello de la introducción demoraba quince minutos y se aprestaba a entrar en materia cuando se percata que son las 16:28, y piensa que el diálogo generado demoró más de lo esperado por lo tanto, en ese momento mira a su ayudante, Luva Jr. En esta caso y le indica que baje el potencial de luz e inicie la proyección.

Nova:
- ¡Bien! se escucha en el Galpón de Zé, al percibir éste que los tiempos estaban adecuadamente sincronizados, una gestión menos a hacer, ya no tendré que usar mi sincronizador.

Simultáneamente en la Sala de la Senso-Proyección, a la cual se dirigió raudo, en ese mismo instante Klautz, terminaba su introducción, en la cual había destacado la cronología del trabajo de Klotz, los lineamientos a seguir durante el acto, la necesidad de tener una máxima concentración a fin de adaptar su capacidad perceptiva algo más allá de lo usual y sobretodo, dejar su capacidad de asombro ante las sorpresas que siempre se guardaba Klotz para los últimos momentos, no dejando de advertirles, que su conocimiento de la exposición era tan superficial como de cualquiera de los presentes, de tal modo que no lo criticaran posteriormente de no haberlos motivado mayormente en esta introducción.

1 comentario:

patricio lazcano dijo...

muy bueno el cuento , solo voy en la primera parte.
merece su publicaion en la feria del Libro

saludos

Minero Nortino (ex-marino mercante)