viernes, octubre 22, 2010

miércoles, febrero 10, 2010

El Abuelo Roberto y su patentado Piquero

video

Alguna vez, (¿15 años atrás?) cuando subíamos el Cerro San Cristobal, yo trotando y el abuelo caminando nos encontramos y le digo :- Utas que me encantaría a su edad suegro de poder hacer lo que Ud. hace hoy!!!... repito nuevamente hoy: 86 años y una media-vuelta en el aire? varios de los que lo acompañamos hoy a lo más que aspiraremos será a darnos vuelta en la tumba (intentando arrancarnos del cachúo)

El Video es de Anita-María

Editor TTC

viernes, enero 29, 2010

Imágenes de Pueblo Almazan Soria España















Sobre los orígenes de Almazán

La "Villa del Mueble", como se la conoce actualmente por sus prestigiosas fábricas, hunde sus orígenes en el tiempo en las poblaciones celtíberas de la edad de hierro localizadas en el monte Cinto, anejo a la villa, y en los restos romanos del próximo campamento atribuido al cónsul Nobilor, en época de la conquista de Numancia.
El nombre de Almazán, el fortificado, nos habla ya de su origen, siendo Abderramán III el fundador de la población y fortificación original, fechada por Blas Taracena en 1088. Siendo destruida y abandonada por los árabes, es en 1098 cuando Alfonso VI reconquista la plaza e inicia una repoblación de forma permanente. En 1121 pasará a depender del Obispado de Sigüenza.
A partir de estas fechas adquiere gran importancia en la línea defensiva de las fronteras castellano-aragonesas, y así se tiene noticias de su fortificación por el rey aragonés Alfonso I el Batallador en 1128, al refugiarse en Almazán ante el empuje de Alfonso VII de Castilla. Es Alfonso I el que, habiendo considerado siempre de su propiedad esta parte de la ballesta del Duero, la rebautiza con el nombre de Placencia, nombre que no tuvo demasiado arraigo.
Es en Almazán, en 1158, donde se proclama la fundación de la Orden de Calatrava. Durante 1196 sufre los ataques que el navarro Sancho el Fuerte está realizando por toda la zona.
Siguen los enfrentamientos entre aragoneses y castellanos en 1288, en esta ocasión entre Sancho el Bravo de Castilla y Pedro de Aragón, creando guarnición el primero en Almazán para controlar los movimientos del aragonés que desde Montuenga está preparando su entrada en Castilla. En 1296 los Cerda toman Almazán, Serón, Soria, Osma y Deza, e instalan en Almazán una corte rebelde donde Alfonso de la Cerda, el mayor de los hermanos aragoneses, se hará fuerte, no siendo devuelta a los castellanos hasta 1305 a pesar de los esfuerzos diplomáticos de éstos. Este periodo empobrece de tal manera la villa que en 1302 y 1305 recibe privilegios reales para mejorar su situación.
En 1359 forma corte y cuartel general Pedro I el Cruel de Castilla, en repuesta a las hostilidades de la frontera con Aragón promovidas por sus hermanastros, los Trastámara. Poco después la villa será entregada a Beltrand Duguesclin como pago por sus servicios a Enrique de Trastámara en la consecución del reino de Castilla por medio del fratricidio de Pedro I. En 1375 se firma el tratado entre Castilla y Aragón conocido como "la paz de Almazán". Ya en esta época la villa contaba con una importante judería, segunda en importancia de la provincia por detrás de Soria.
Los Hurtado de Mendoza acceden al señorío de la villa en 1395 como pago de Enrique III por sus servicios, a cambio de Ágreda que se mostró hostil a esta entrega. Es en el siglo XV cuando el castillo es abandonado a favor del nuevo palacio de los Hurtado de Mendoza (actual palacio de los condes de Altamira), levantado por Pedro González de Mendoza, y modificado en el S.XVI por Francisco Hurtado de Mendoza, con una hermosa doble galería sobre el Duero.
Almazán hospeda en repetidas ocasiones la corte de los Reyes Católicos, que en 1496 llegan a permanecer hasta tres meses, permaneciendo el príncipe Don Juan siete meses más, hasta poco antes de su muerte.
En 1575 es elevado de señorío a condado, y en 1598 de nuevo acoge a un rey, en esta ocasión a Felipe II a su vuelta de Tarazona. Participa en la guerra de sucesión y es saqueada en 1707 por Felipe V, y de nuevo en 1810 por los franceses. En 1813 el general Durán derriba parte de las murallas que llegaban hasta el Cinto, completamente las del Sur y parte del Este y Oeste, con la pretensión de que no sirviera de fuerte para los franceses. Las puertas, sin embargo, son conservadas.
De las fortificaciones de la villa se conservan algunos lienzos de la muralla con un cubo o torreón conocido como "Rollo de las Monjas" en el Noroeste, tres de las seis puertas que tuvo la villa del siglo XIII (la del Mercado al Sur, Herreros al Sureste y de la Villa cerca de la plaza) , más un postigo (el de San Miguel), y los restos del castillo en el Cinto. La muralla, realizada en grueso hormigón con revestimiento de tosca sillería presenta algunos restos de barbacana en el Oeste.
Las tres puertas tiene la misma configuración, siendo todas coetáneas: dos torres muy fuertes entre las que hay uno o varios arcos ojivales, con un matacán oculto sobre el primer acceso, que sería una puerta de doble hoja, y un último arco que proporcionaría apoyo a un rastrillo levadizo. La Puerta de la Villa, que da acceso a la plaza, y la de Herreros, tienen los cubos redondos y los huecos de las trancas y ejes de las puertas, mientras que la del mercado son rectangulares. El recientemente abierto postigo de San Miguel da acceso a una pasarela desde la que se tiene una buena vista del Duero y el parque limítrofe.
Especialmente interesante en la villa es la Iglesia de San Miguel, del siglo XII y rasgos cistercienses, anterior a las murallas actuales por tanto, dominando el Duero, con ábside inclinado y una cúpula octogonal con arcos de medio punto que dibujan una estrella de ocho puntas de origen mudéjar, que es lo más interesante de esta construcción, pese a las reconstrucciones posteriores de su linterna.
Nuestra Señora del Campanario, de origen románico, Iglesia de San Vicente, S.XII, Iglesia de Santa María de Calatañazor, románica y gótica, Iglesia de San Pedro, del S.XVII, convento de Clarisas, S.XVI, la ermita de Jesús (de planta octogonal) y el convento de la Merced, son algunas de las representaciones arquitectónicas de la villa.
Muy importante para la comarca es la feria agrícola que se celebra anualmente. Entre las fiestas, destaca en septiembre La Bajada de Jesús, patrono de Almazán, que mueve multitud de fieles, y el Zarrón en mayo, con el baile del Milanazo y el Tío Zarrón, de claros orígenes paganos, cristianizado como la fiesta del patrón de los pastores, San Pascual Bailón.

A 35 kilómetros de la capital, por la N-111 en dirección a Medinaceli.
30T 539180 4593364